Puerto de abrigo

October 19, 2010

A journey to Frostcovered City

Filed under: Uncategorized — CopyLife @ 5:53 pm

Up into the north of this perfect world of ours, there is a place that separates the young from the experienced; the weak form the strong; the bold and the wimp: Frostcovered City.

For a long time Tenar and other members of my guild has been going over there, because they say that there are treasures beyond a panda’s imagination, so every other day many adventurers raid that dungeon in their search for loot and fame.

Every time I’ve wanted to go, the other members of my guild, Tenar included, has said to me that I was too young. I can’t even begin to tell you how many nights we have gather in the local tavern, other guild members, Tenar and myself, and I have spent all night, bore to my furry toes, listening to their exploits in the dreadful Frostcovered City. But every time I said I wanted to go, their answer was the same: “you are too young, you are not ready”.

Not many things make my level of frustration rise as this, maybe the other thing that really drives me nut, to point of wanting to rip the fur right out of my head, is listening to Tenar’s stories, and how her “something” Toten, was the best adventurer to ever set foot in that dungeon. That story was right for the first couple of times, but try hearing it a thousand times and you end sick of it.

Anyhow, one day I convinced Tenar, against all her good judgment to take to the Frostcovered City. I know I am not old enough, but for the good old Turtle God sake, I am smart, smarter that other untamed. What I lack in age, I have in wits and that as to count for something.

She said yes, against all that she thought, because she felt responsible for me, and if I died, she was going to be very upset. But that didn’t worry me; I have not intentions to die in dungeon that looks very much like one of those magic freezers the magi use in Archosaur. I am an adventurer, a fighting panda, a warrior; I can take whatever a dungeon throws at me.

I was afraid though. I remember being a little sick the day Tenar went to my hut and said:

“Gear up; we are going to Frostcovered City”

I know it is not very bold, but my first intention was to pretend I had the flu, and find an excuse to get out of that dreadful trip to a certain cold dead, but after a moment I realized that this was what I’ve been wanting for a long long time, so I put on my best plate armor, grab my trustful axes, and head north with Tenar.

From where I live, FC is two days of serious traveling. We make it to our destination in a day and a half. I didn’t realize, but the excitement had been growing inside of me, so practically I ran all the way.

When we arrive to FC, we met with the rest of our party: a veno called Yessenia; Lunka, the sister of our guild leader; Aldeano, one of the best blademaster ever, a real pro; Tenar, whom, by the way, make me a lot of pots and special concoctions; and me.

As soon as we arrive we entered the fearful Frostcovered City. At the moment the door opened a shiver went down my spine. It was not only the cold that felt in those parts of our perfect world, it was the stench of dead, and that sticky feeling that pure evil left in your skin when you face it.

With the squeaking sound of the door, I saw one of my worst fears come true: the place was infected with all kinds of wraiths.  I remember thinking to myself that this truly was a terrible place, where demons roam freely, and good and kindness rot in just minutes. For a moment I fear for my mortal soul.

Then I heard the scariest phrase I’ve ever heard in my life: “We have no tank, so you will have to do all the work”.

—Wait a minute —I said— I didn’t sign up for this, there was supposed to be a pro tank with us. I don’t think I am ready, I am too young.

But nothing I could say matter. I took the job or lose face in front of Tenar and the squad. So I put a poker face, grab my axes as if there was no tomorrow, and say: “Yes, I will do it”

Tenar doesn’t know this, but at the minute I said those words, I could see her face turning paper white. I want to think that was because she was afraid for me, but it could also be the reflection of the snow on her skin. For all purposes I will stick to the first.

A tank’s work in this god forsaken place is to run around, making all the evil monsters pursue him, the he gets all of their attention and gets beaten while the others sneak upon the wraiths. No wonder why many tanks die, in my first run a bunch of those monster started to hit me really hard. But I stood my ground and did not die. At that moment, though, an old poem, the one that my granddad used to tell me before I went to bed started inside my mind:

“I have a rendezvous with Death

At some disputed barricade,

When the spring comes back with rustling shade

And apple blossoms fill the air –

I have a rendezvous with Death

When spring brings back blue days and fair.

It may be he shall take my hand

And lead me into his dark land

And close my eyes and quench my breath—

It may be I shall pass him still.

I have a rendezvous with Death

On some scarred slope of battered hill,

When spring comes round again this year

And the first meadow-flowers appear.

God knows ‘twere better to be deep

Pillowed in silk and scented down,

Where love throbs out in blissful sleep

Pulse nigh to pulse, and breath to breath,

Where hushed awakenings are dear…

At midnight in some flaming town,

When spring trips north again this year.

And I to my pledged word am true

I shall not fail that rendezvous.”

This words where all I heard as I stated to bleed under the swords of our enemy, as I felt punch after punch against my body. But I also made a pledge, no one will die, so I had to hang on, fight with all my might, reap the flesh with my axes, my hands, even my own bare teeth. Seconds passed by as if they where ours. And then, all of a sudden, the rest of the party arrived, throbbing steel as if there was no tomorrow. Faster seconds passed and the first wave of wraiths lied dead at our feet.

At that moment I felt alive. I turn to Tenar and so her in the eye. She had a mixture of proud and fear, I could tell, but she didn’t said a word, she just gave me a thumbs up and show me the way to the next room.

We faced or first big boss at exactly midnight. I remember because I thought that the hour was the most appropriate for the task ahead. All of a sudden: chaos.  The boss attacked us with all his might. In seconds many of the party members suffer from the terrible effects of some dark spells. They struggle to stay alive as I tried to keep the boss attention focused on me. He was hitting me hard, but I take it. He didn’t put a spell on me though, maybe he thought I was not a worthy adversary, or maybe he was more comfortable hitting me with all his might, but his over confidence played to our gain. After some bloody minutes he lay dead at our feet. His treasure was ours to take.

I started to feel very comfortable in that place. Tenar had told me that I was doing a very good job, also the rest of the squad. I felt happy

But happy and comfort are not the best aid in a place like that. All of a sudden, as I was pulling a group of wraiths into a corner, so my companions sneak up on them, a sudden blow to the head threw me to ground.

As the blood ran down my temples I saw Aldeano grab all the monsters and start to kill them. Blow after blow of his fists wraiths fall down. His armor started to look weak with all the dents that the enemy swords made. He was holding the best he could, as well as Yessenia, but I knew they could not hold much longer. “I failed them” I thought. Then I remember the light and the warm of Tenar’s hand on my head. I remember how life filled me up again. I stand up and look at Tenar. We didn’t say a thing; we just look for a glimpse of time. I transformed myself into my tiger form —an old untamed trick— and jump over the first wraith I found. I closed my jaws with all my might and felt the monster skull break, her body loose as life had left it. Literally I spat it to the ground and throw my talons into a new victim. One after the other the wraith fell to our still and claws. At the end of the battle we stood exhausted. We triumphed, and as we started to celebrate a wraith, that was not dead yet, casted a spell upon us. Her words were cold, and sharp, and they filled with sorrow our very souls as Aldeano disappeared in front of our own eyes. He just vanished. Lunka raised her staff and deliver a killer blow to the wraith’s head, but it was just too late.

We had to keep going. There was no time for grief, not in there at least. So we kept going into the next chamber, with the next wraith’s boss.

We stood in front of him. I remember I had to look up for a long while to see all of him. His wolf like face had a glance that could break any of the brave men of the Archosaur guard. But not us, and if it did no one say nothing. We hold his look as he started to wave his arms around, those handless arms, as his hand where replaced with long bloodstained blades. In a second the fight started.

We took turns to hit him as Tenar heal every one of us. Lunka shoot lightning bolts from her hand as Yessenia send her pets to attack the terrible beast.

I managed to sneak upon him and deliver a terrible blow to his lower leg. I heard the sound of flesh and tendons reaping under the weight of my axe. The beast was grounded to that very spot; his left leg was completely useless.

Under Tenar’s cares the deed was an easy one. It took time as the wraith boss was a tough one, but my lucky blow to his leg, and our bravery tilted the balance to our way. As the beast exhale his last breath and felt to the ground with a deafening sound, the door to the master chamber open, revealing an enormous treasure to our eyes.

Mountains of gold; more that we could carry stood there, waiting to fill our backpacks. I stood in there, amazed, as the other loot the treasure. Without any explanation —I think magic doesn’t need explanation, or I am just too dumb to understand it— Aldeano appeared in front of our own eyes. I like to think that we broke the curse of the dungeon and he came back from wherever he was. His eyes where different though, and he haven’t spoke about the place he went, no matter how much you ask, he always change the subject, anyhow we were happy to have him back.

We left Frostcovered City at dawn. For me it was a rite f passage, earning my place in the guild.

As we started the journey back home Tenar allowed herself a moment, for she was brave and didn’t show concern in our entire ordeal, but when it was over, she told me that I did a good job and held me close in a tight hug. Then, in silence, we started to walk, leaving in the snow a track that was meant to be covered by the blizzard and the step of other adventurers.

Advertisements

September 9, 2009

Vestal

Filed under: Todas las plumas — CopyLife @ 1:07 am

Antes que nada una disculpa y una fe de erratas, porque resulta ser que Víctor López Jaramillo, excelente amigo y recién sumado colaborador, mandó su colaboración desde hace tiempo y yo, entre las prisas y otras cosas, me olvidé de ella por completo, hasta que el autor me lo hizo saber. Así que, pido nueva y públicamente una disculpa y les presento Vestal de Víctor López Jaramillo.

Vestal

I

No me gusta la luna, dijiste

es un animal muerto

lleno de ceniza blanca

velado por luces inútiles

ahogadas en la oscuridad.

Miré el río errático

y lo convertí en el funeral de mi voz

ahogué los restos de ceniza blanca

mientras las luces inútiles se perdían en mi boca.

II

Eres una herida

En la tibia piel de la noche

Tus besos paganos irrumpen

Como corceles desbocados

Que sangran la cicatriz de ceniza blanca

De la noche

III

Eres la esperanza

Inasible y dolorosa

Y tan adictiva como

La ilusión del futuro

Viudo de razón

Me caso con tu abrazo

Y quiero oler

La esencia de tu soledad

Y ver nuestro miedo en tus ojos

IV

En mi destierro perdí

Varias horas de la noche

En el laberinto Olvido

En el cúmulo de mi insomnio

Apareces como diosa Vestal

Que perdona mis pecados y omisiones

Nuevamente callo y pido perdón

Hundiéndome en tus ojos…

V

Vestal despojada de esperanza

Eres el verso que perdí

Entre el alcohol y el sueño

Desde que te amo

La luz se ahoga en el oxido anémico

Que bañaba mis tardes

VI

Eres llama antigua

De luz oxidada

Cuyo resplandor sobrevive

Víctor López Jaramillo

September 8, 2009

A manera de editorial

Filed under: A manera de editorial — CopyLife @ 10:59 pm

Son las cuatro de la mañana en un hotel de San Miguel de Allende. Se supone que en unas horas daré una conferencia de cómo hablar en público, lo que me hace sentir nervioso. Creo que es como ponerse uno mismo la soga al cuello.

No hay conexión. Por un momento pensé que lograría entrar a Internet pero mis sueños murieron tan rápido como el wi-fi del hotel, así que me sigo entregando a la actividad más ociosa de mi vida hasta el momento: observar las cámaras de seguridad de la ciudad a través de la televisión del cuarto, no sé si esto sea en todos los cuartos o el mío, por azares de la vida, tiene la ventaja de que puedo pasar estos momentos haciendo algo tan constructivo como observar la salida a  Celaya y otras calles de San Miguel, quién sabe, en una de esas y veo a alguien conocido.

Mientras veo las cámaras de seguridad, que es lo mismo que ver la pintura secarse, pero lo más entretenido que hay en la televisión a esta hora, pienso en la pregunta que me hicieron hace mucho pero que no había podido contestar por diversas razones ¿Por qué se llama esta especie de blog/revista virtual, Puerto de Abrigo?

Me doy cuenta, mientras un carro solitario sube por la calle que ahora aparece por la cámara número dos, que existen muchas razones, pero muchas, algunas recientes, otras un poco más viejas, unas más públicas y otras más personales.

La primera razón es porque es el nombre de la sección de cultura en el periódico donde trabajo como columnista. Es la primera y la única sección de un periódico en la que he trabajado. Fue el esfuerzo de mi maestro y hermano, el trabajo diario de mi otro hermano y el constante sueño del que escribe. Es algo así como la casa de la familia, algunas veces insoportable, pero siempre el lugar a donde puedes regresar no importa qué.

Claro que el nombre no se me ocurrió a mí, lo puso Antonio Vilanova, en aquel entonces mi editor. Es el título de un poemario que Paula de Allende escribió, quiero pensar que aquí en la ciudad de Querétaro, en aquella cocina llena de tertulia que algunas veces visitaban los colibríes.

La continencia me bifurca,

La vigilia vaga

Por el angustioso litoral de tus playas en contienda,

Sobre la tumba

Bajo el sol

Y el epitafio en la arena.

Yo estoy en la ola que remonta

Para subir los peldaños,

Hacia la llama más alta de tu hoguera…

Pero con el tiempo Puerto de Abrigo se ha transformado de una sección cultural o una revista digital en espera de la fama, en eso, en un puerto de abrigo para mí, tal vez uno de los pocos lugares seguros donde puedo llegar y sentirme a resguardo.

La idea resulte tal vez chocantemente romántica, por no decir mamonamente cursi, pero es cierta. Con el paso de los años, mientras vamos dejando atrás ciertos hábitos de la juventud, necesitamos saber dónde está la esquina para volver a ella después de cada round.

Así que para mí eso significa, entre otras cosas que no vale mencionar —algunas porque no vienen al caso y otras porque no me da la gana—, un lugar a dónde volver después de navegar por las turbias aguas infestadas de jefes inconformes, bocinas que reclaman, ríos y ríos de pavimento de un gris que dista tanto del azul del mar.

Como dice la canción: un auto pasa muy despacito por la avenida, no sé si sea o no de la policía porque la resolución de la cámara no es muy buena. Creo que es el mismo auto que pasó cuando comencé a escribir esto, hace una hora, Tal vez esté perdido, tal vez se sienta perdido y pienso, ¿no es en esos momento cuando también conviene tener un puerto de abrigo dónde atracar?

La encuesta

Filed under: Uncategorized — CopyLife @ 1:23 am

Primeras palabras

Filed under: Primeras palabras — CopyLife @ 1:21 am

“Durante todo un día de otoño, triste, oscuro, silencioso, cuando las nubes se cernían bajas y pesadas en el cielo, crucé solo, a caballo, una región singularmente lúgubre del país; y, al fin, al acercarse las sombras de la noche, me encontré a la vista de la melancólica Casa Usher”

La caída de la Casa Usher

Edgar Allan Poe

Lo ya no tan nuevo para leer.

Filed under: Las notas — CopyLife @ 1:15 am

Rodrigo Castañedakindle

Cuando hablamos de literatura digital podemos enfocarnos en varios aspectos: la literatura ergódica, el net art, los videojuegos o los textos tradicionales que han sido digitalizados. Cada día, este último, toma más fuerza en la sociedad con proyectos como el “Gutenberg” o aparatos como las “Palm”, los iPhones, los libros electrónicos de Sony o el Kindle de Amazón.

Y no es para menos, si hay algo que nos ha demostrado este nuevo milenio, y el final del anterior, es que a las personas les gusta la portabilidad y por lo tanto están dispuestas a pagar por ella. Ya desde la creación del Walkman por Sony, se planteó la posibilidad de que fuéramos a todos lados con nuestra música. A partir de ahí los celulares, las computadoras personales, los reproductores de DVD y las consolas de videojuegos, por mencionar sólo algunos ejemplos, han implementado sistemas portátiles que nos permiten disfrutar de estas cosas en cualquier sitio, tal y como si estuviéramos en nuestra casa.

Si la tendencia mundial tecnológica es que todo sea portable y digital ¿por qué no los libros? Actualmente se están desarrollando nuevos conceptos con el fin de atraer a los lectores no tradicionales, es decir a aquellos que antes no eran capaces o no tenía el interés de agarrar un libro, ni en defensa propia. Ya sea a través de los audio libros, los archivos TXT e incluso los JPG, muchas más personas están encontrándose con el placer de los clásicos; incluso aquellos a quienes ya no se les facilitaba leer por razones médicas, pueden reencontrarse con este viejo gusto gracias a las muchas alternativas que ofrece la era digital

Ya los recintos dedicados al acopio de libros —las bibliotecas—, que en todo el mundo han ido cayendo, en algunos lados más en otros menos, en desuso, están implementando nuevas campañas que invitan a los usuarios a acercarse nuevamente a ellas a través de los nuevos modelos digitales.

Una de estas campañas, por ejemplo, es la implementada por la biblioteca pública de Phoenix, Arizona, que invita a sus usuarios a descargar música y libros completamente gratis, lo único que se necesita es un carnet de la biblioteca y una computadora con conexión a Internet.

De cualquier manera estas nuevas políticas y tecnologías no erradicarán al objeto libro, pues recordemos que uno de los primeros objetos de entretenimientos fueron los libros de bolsillo, que aún ahora continúan vendiéndose y todavía son la mejor opción para leer fuera de casa.

Metropolis

Filed under: Las notas — CopyLife @ 1:06 am

metropolisRodrigo Castañeda

En el 2001 salió al mundo cinematográfico la versión ánime de Metrópolis, que si bien no es una copia fiel de la película de Fritz Lang de 1927, sí toma muchos elementos de ésta, como son los ambientes y escenarios, para presentar una historia diferente.

Metropolis, está basada en el manga de Osamu Tezuka, quien a su vez se basó en la escena del nacimiento de la versión robótica de María, la protagonista del film de Lang. El director de la cinta es el afamado director de ánimes, Rintaro, mientras que el guión está hecho por Katsuhiro Otomo, quien es el creador de Akira.

A diferencia de la cinta de Lang, el ánime de Metrópolis, toma como tema central la pregunta “¿qué nos hace ser humanos?”, dilema que parece ser de los favoritos en la ciencia ficción, pues ha sido tratado por autores como Phillip K. Dick e Isaac Assimov entre otros.

Cabe señalar que una de las peculiaridades de la cinta es la participación de varios de los personajes creados por Osamu Tezuka para otros mangas, lo que le da al espectador la sensación de ser parte de un universo mucho más grande.

Osamu Tezuka es considerado el padre del manga, y podría decirse que también del ánime, al ser el creador de historietas que han trascendido tanto por sus temas como por sus diseños, entre ellas están Astro Boy, y Kimba, el león blanco.

El rincón de la tía Jimenita

Filed under: Todas las plumas — CopyLife @ 1:00 am

La tía Jimenita

Yo no sé por qué me mandan al rincón, pero bueno. Ha de ser porque soy la más grande de todos y no han entendido aún que con lo viejo viene lo sabio, pero se les perdona porque se les quiere.

Antes que nada gracias al editor de puerto de abrigo por invitarme a volver a escribir, a aconsejar a la gente que lo necesita tanto, en especial en estos tiempos retrogradas y estúpidos que vivimos, en los que a más de uno le haría muy bien uno de mis consejos.

Como es la primera cosa de estas que escribo, pues no tengo carta de dónde sacar la petición de consejo. Sin embargo el otro día una muchachita, a quien llamaré niña esperanzada, me contó su triste historia; me la contó para ver qué consejo me sacaba, que bien que sé que al nopal lo van a ver nomás cuando tiene tunas. Pero no importa.

La pobre de niña esperanzada, como su sobrenombre lo indica tiene la esperanza de que el muchacho con el que sale, un joven católico, de buena familia pero medio menso, se le aviente. Uno pensará que quiere que se le aviente como novio, pero en realidad ya ha pasado más de un mes de que salen, así que yo creo más bien que niña esperanzada quiere que se le aviente encima, ya, y de ahí a ver qué pasa.

Total que llevan un mes en lingue lingue sin que se vea nada de acción. De vez en cuando se mandan unos correos en los que se coquetean como niños de primaria, pero nada más. Entonces la pobre me pidió mi consejo y yo se lo estuve guardando para que todo el mundo en Internet —porque estoy segura que a más de una en el mundo le ha de estar pasando esto— se entere y sepa que hacer.

Mira niña desesperada. Lo primero que tienes que hacer es darte cuenta de que este tipo es medio bruto, por no decir que bruto y medio; un mes y nada, ni siquiera te ha aventado un beso, ya no se diga el cuerpo, es que o es muy decente, que es sinónimo de ser muy bruto o le caes mejor como amiga —lo que no creo por las cartitas de coqueteo de primaria— o de plano batea para el otro equipo.

Si es cualquiera de las dos últimas mejor ahí le dejamos y les platico cómo hacerle para cultivar violetas. Si es la primera a lo mejor necesita que le des una ayudadita.

Darle una ayudadita no significa encuerarse a las primeras de cambio, sino llevarlo, como si fuera de la manita, a que se decida y por lo menos te de un beso o ya de perdis te diga que si quieres ser su novia.

Aquí lo que vas a hacer es utilizar el mejor armamento que tenemos las mujeres: nuestra coquetería y nuestra feminidad. La próxima vez que lo ves coquetéale, míralo bonito, acaríciale el brazo, pero como que no quiere la cosa, haz como que eres toda jacarandosa, que mira que lo estás, pero inocente. Tenlo babeando ese día, pero con todo, pero tú no digas nada más.

La siguiente vez que vayan a salir cancélale pero no le des explicaciones. Dile que algo surgió de último momento o algo así. Pero que te hable luego. Si te vuelve a hablar vamos por buen camino, sino tengo unos remedios para que las violetas se den chulas de bonitas.

Pero pensemos que vamos por buen camino, entonces súbele la intensidad al coqueteo. Mira mi’ja, hay una cosa a la que los hombres se refieren como huevos azules, que es cuando los pones bien calientes y luego les pintas un cuerno bien quemado, porque el que quiera azul celeste, que le cueste, y a este menso le tiene que costar. Nada más no te andes fajoteando por ahí, que eso ya es comenzar a regalar las gallinas, más bien sé sutil, ponle en la cabeza, la de arriba, todo lo que puede tener si se anima, pero como no se anima… pues ni modo.

Si con estas tácticas de plano nada de nada, lo siento mi’ja, entonces tendrás que pensar si lo quieres como amigo o si de plano no lo quieres ver más, que de amigos y pendejos ya está una hasta el copete. Pero usted no pierda la esperanza.

Oido en la red

Filed under: Oido en la red, Todas las plumas — CopyLife @ 12:37 am

Marién Ortiz

CeMeYeKa es un podcast para un público muy específico, por lo tanto esta reseña también.

Es un podcast sobre diseño gráfico, artes gráficas y sus alrededores.

Está dirigido básicamente a estudiantes y recién egresados, pues está lleno de consejillos sobre qué hacer saliendo de la escuela, cómo ser freelance o cuándo es el momento de empezar un despacho de diseño.

Y si uno es un veterano egresado, que no trabaja en el medio publicitario, ni es freelance, ni nada, pero no se quiere quedar atrás y quiere estar al día sobre lo que ocurre en el mundo del diseño gráfico mas no tiene dinero para comprar revistas, este podcast es ideal.

Una de sus misiones en informar a los profesionistas y a los cuasi-profesionistas, (y a los cuasi- profesionales también) sobre eventos, congresos, conferencias, diplomados, y concursos que ocurrirán en México.

A mí los episodios que más me gustan es cuando hace entrevistas a diseñadores y a artistas de otras disciplinas. Vale la pena el episodio que se llama Al fondo a la derecha, sobre el trabajo de un estudio madrileño que se llama Cuatro Tuercas.

Y otro recomendable es el de Productos Maravillosos, sobre varias marcas que han hecho historia en estos tiempos, como por ejemplo Nintendo y Swatch.

Hay que recomendar este programa a los interesados en el medio, hay que hacer correr la voz a todos nuestros conocidos diseñadores, pues es un podcast entusiasta que vale la pena escuchar.

Residuo estelar

Filed under: Residuo estelar, Todas las plumas — CopyLife @ 12:33 am

Maricarmen Pitol

Del reencuentro I

He escrito varios artículos hablando de la incongruencia con la que vivimos, indignada por las atrocidades que permitimos,  desesperanzada por la inutilidad de los gobernantes que elegimos,  cansada  del sistema por el que nos regimos,  y aunque también enamorada de mis libros, de la magia que la vida nos ofrece si le permitimos  sorprendernos  creo, que este mundo que hemos construido ajeno a lo que somos no es más que el resultado de habernos perdido en algún momento muy primordial. Olvidamos los sueños, enterramos la esperanza, nos cansamos del deseo y nos quedamos reducidos a un montón de deberes creados por alguna inteligencia astuta que debe vivir  muy bien.

Leyendo a Derek Walcott –premio Nobel de Literatura 1992-  encontré este poema que comparto esperanzada porque todos volvamos a mirarnos y reencontremos nuestro amor. Si nos asomamos a la ventana veremos que el tiempo del que habla ya llegó, es éste y nuestro yo espera ansioso recobrar la alegría.

“Vendrá un tiempo

en que, con gran júbilo,

nos saludaremos a nosotros mismos

ante nuestra propia puerta, frente a nuestro propio espejo,

y con una sonrisa ambos agradeceremos la bienvenida del otro,

y diremos, siéntate. Come.

Volverás a amar al extraño que fue tu yo.

Ofrécele vino. Obséquiale con pan. Devuélvele tu corazón,

a ese otro yo, al extraño que te ha amado

toda la vida, al cual ignoraste

por otro, que te conoce desde el fondo del alma.

Coge las cartas de amor que guardas en las estanterías

las fotografías, las notas desesperadas,

arranca tu propia imagen del espejo.

Siéntate. Festeja tu vida.”


Incertidumbres

Filed under: Incertidumbres, Todas las plumas, Uncategorized — CopyLife @ 12:25 am

Rodrigo Vilanova

La flecha del tiempo.

Ilya Prigogine (1917-2003), premio Nóbel de química en 1977 por sus trabajos en la teoría de estructuras disipativas, fue uno de los principales científicos en desarrollar la idea de irreversibilidad y flecha del tiempo en la ciencia moderna como algo más que una mera constante.

Siempre interesado en cómo el tiempo afecta a todos los procesos naturales, Prigogine comenzó a estudiar y trabajar en base a la segunda ley de la termodinámica que postula el incremento de entropía en un sistema cerrado. La entropía (concepto desarrollado en el siglo XIX) es la energía en un sistema que no puede ser utilizada para nada e indica qué tanto se aproxima dicho sistema a un equilibrio térmico. Esto es, la entropía es la medida de la tendencia de todas las cosas a dejar de trabajar. Al mismo tiempo, la entropía puede ser un parámetro para medir el desorden de un sistema y la información que se maneja en una serie determinada de datos. A mayor certidumbre de la información, menor entropía en el sistema.

De esta manera, una de las consecuencias más obvias de la segunda ley es que los sistemas termodinámicos (por ejemplo los que convierten el calor en trabajo) tienden a dejar de funcionar con el tiempo. El equilibrio térmico (o sea, el punto en el que no se intercambia energía ni calor) pareciera ser una condición inevitable incluso para el universo entero, en especial para los fenómenos estudiados por la termodinámica y química clásica.

Los estudios de Prigogine se enfocaron pues a sistemas alejados del equilibrio, estructuras disipativas que están íntimamente relacionadas con el entorno en las que se encuentran. Dicho de otra manera, las estructuras disipativas dependen de un entorno alejado del equilibrio, en donde se produzca un gran movimiento e intercambio de energía, estos flujos de energía son impredecibles, caóticos y precisamente en ellos es donde surgen sistemas altamente organizados, permaneciendo en tanto que el entorno siga manteniendo cierta intensidad en cuanto al intercambio de energía. En vez de reducirse poco a poco hasta desaparecer, estos fenómenos alcanzan un punto en el que se transforman, deviniendo en sistemas totalmente distintos a sus orígenes y altamente organizados, a pesar del aparente desorden o turbulencia a su alrededor.

Literalmente: del caos surge el orden, como muchos otros autores han destacado. Al cambiar el sistema en otro totalmente distinto (en cuanto a forma y comportamiento) queda claro que no se puede revertir el proceso sin afectar al nuevo sistema (o mejor dicho al fenómeno actual). Una vez alcanzado el punto de no retorno, sólo resta permitir que el sistema se auto-organice por sus propios medios.

La implicación más obvia de este concepto es la de la llamada flecha del tiempo ya que aclara que en la naturaleza existe una irreversibilidad temporal que se presenta en todos los procesos naturales, como ya se ha dicho. Esta noción de que el “tiempo pasa” es de suma trascendencia para la teoría científica ya que el tiempo no era considerado como una variable importante. Al contrario, el modelo newtoniano de la realidad (en el que se apoyaba la ciencia hasta entonces) no daba valor al tiempo, esto es, los fenómenos físicos y químicos podían hacerse y deshacerse simplemente revirtiendo el proceso en sí. Curiosamente, esto prácticamente sólo funcionaba en las fórmulas.

Las aplicaciones de estos descubrimientos siguen siendo principalmente en los campos de la química y biología (en especial en estudios de insectos gregarios como las termitas), aunque las nociones de estructuras disipativas también han sido aplicadas en la descripción de fenómenos sociales, utilizándose como una metáfora explicativa de la sociedad humana, siendo el proceso de auto-organización un caso recurrente en la historia de la humanidad, tanto en el desarrollo y crecimiento de ciudades como de culturas a lo largo de la historia.

Finalmente, las implicaciones teóricas del trabajo de Prigogine en todas las ramas de la ciencia han permitido, de manera conjunta con otros descubrimientos más específicos, como el replantear los alcances y objetivos de las disciplinas en cuestión (química, física cuántica, robótica, biología, etc.), permitiendo que se desarrollen alternativas a los avances, tanto científicos como tecnológicos, en el ámbito mundial.

Older Posts »

Blog at WordPress.com.